28 ago. 2015

Outfit sencillo para salir corriendo

¡Hola!

¿Habéis tenido de esos días en los que estáis en casa sin hacer nada? ¿Estáis en pijama y aunque os habéis duchado, no estáis peinados/as ni nada? ¿Y entonces alguien viene y os propone salir a dar una vuelta? A mí me ha pasado trillones de veces. Por eso hoy os traigo un outfit para salir corriendo, de esos que se apañan sin pensar: cómodos y que dan el pego.


 

Como veis se trata de una base sencilla: falda a cintura y crop top negro. El foco de atención es sin duda el verde de la falda, que me encanta. Esta falda es súper cómoda, y me la he puesto un montón en temporadas pasadas.

Cuando no tengo mucho tiempo para pensar en qué me voy a poner, me dejo llevar. Casi siempre combino por color, estampado o estilo. Una cosa me va llevando a la otra, y es algo que hago un poco a lo loco. Me explico: la falda es verde y negra. El color negro me lleva a unificar el outfit con el crop top y los slippers negros. Este tipo de zapato es bastante elegante, no sé si me entendéis, es como muy de vestir por el tipo de tejido. Por eso, para rebajar el outfit me puse la mochila, que además de ser muy cómoda, me parece chulísima y le da un toque informal.


Aunque os parezca mentira, la mochila con estampado tribal me sugiere el detalle trenzado del pelo, que no solo es negro, sino que tiene una textura parecida a la de los slippers. Me da un aire indio americano que me gusta. Y por último, las gafas blancas y negras justificadas por la mochila que también tiene esos colores.



Es bastante locura, pero si no tengo tiempo de ponerme delante del espejo y ver qué prendas y accesorios combinan por arte de magia, voy a lo seguro.

Os espero en el próximo post. ¡Pasad un buen día!

J.

27 ago. 2015

¿Qué comprar? Consejos de una compradora compulsiva I

Hola fashion-adictos

Este último año mi armario ha sufrido un cambio radical. Os tengo que decir que durante el invierno pasado apenas me puse nada de ropa. Este verano, mientras ordenaba todo me di cuenta de que no había usado ni uno de los tropecientos botines que tengo. ¡Desastre total! Cuando nos acostumbramos a vestir siempre igual, podemos caer en una rutina aburrida que no nos conviene. A mí personalmente me genera mucha inseguridad no sentirme bien con mi aspecto cuando voy por la calle, en el trabajo o si he quedado para tomar un café.

Por eso, este año decidí renovar totalmente mi armario. Como ya os he hablado de la importancia de tener un armario ordenado, lo primero que hice fue sacar todo lo que no me sirviera. Y acabé sin ropa, obviamente. Pero, ¿qué es lo mejor de no tener ropa? Que hay que salir a comprarla. En este post podréis encontrar consejos básicos sobre cómo comprar con cabeza.


Lo primero que tenemos que tener claro es para qué nos queremos vestir. Es decir, qué rutinas y estilo de vida llevamos. ¿Salís mucho por la noche? ¿Vais a fiestas? ¿Tenéis un trabajo que os exige determinada etiqueta? ¿Os gusta pasear los días de lluvia? Ya sabéis, tenéis que conoceros a vosotros mismos antes de conocer vuestro estilo. ¿Para qué os vais a comprar una pamela de fiesta si nadie de vuestro entorno se casa? Si no os lo vais a poner es mejor que se quede en la tienda. A veces vamos con alguien que nos dice "te sienta fenomenal". Pero si no le vais a dar uso a esa prenda o accesorio es mejor no comprarlo por muy bien que nos quede.

Hace unos días me probé una chaqueta biker de piel. Era finita, y me quedaba genial. Pero pensé: ¿cuándo me voy a poner esto? En mi ciudad hace o frío o calor, y debajo de esa chaquetita no cabía un jersey. ¿Para la noche?, me dijo mi novio. Por la noche en verano hace calor... y en invierno congelación... En fin, que por muy bien que me quedara no veía la ocasión de ponérmela. FUERA.

Ya sabemos lo que queremos (esto es MUY importante). Así que toca salir a la caza. Empezaré hablando de tiendas físicas. En próximos posts hablaremos de las compras por Internet, que es un mundo aparte. Una de las grandes ventajas de las tiendas físicas es que podemos probarnos la ropa. Yo lo hago siempre, siempre. Aunque haya una cola enorme de gente esperando. Parecerá una obviedad, pero he salido de compras con mucha gente que no se probaba la ropa. Al final, te lo llevas a casa con la seguridad de que siempre puedes devolverlo. Pero me parece muy engorroso, no sé... Lo mejor es salir de compras los días que no vaya a haber grandes aglomeraciones de gente. U optar por centros comerciales, que siempre están más desahogados.


Respecto a las tallas, esto a veces es un poco frustrante para mí. Yo ya no sé cuál es mi talla, pero en fin, quería deciros que si no tienen vuestra talla de alguna prenda no os desesperéis. Siempre podéis buscar la página oficial de la tienda y hacer un pedido por Internet. A veces tengo la malísima mala suerte de que mi talla me queda pequeña, y la siguiente enorme. Puede pasar. Olvidaos de esa prenda. Dejadla en su sitio y a otra cosa. Por muy bonito que sea algo, si dudáis un poco dejadlo, es lo mejor.

Os recomiendo que cojáis prendas o accesorios que os inspiren miles de outfits. Es un rollo luego tener ropa que solo te puedes poner con determinado calzado o que tengas que buscar algo que le vaya. Si cada vez que os pongáis la prenda la tenéis que combinar con los mismos accesorios, parecerá un uniforme, y acabaréis cansándoos. A mí me ha pasado... Si tenéis muy claro con qué lo vais a combinar, perfecto. Pero si no se os ocurre nada de primeras, será mejor que busquéis bien antes de adquirir la prenda.

Yo solo compro ropa con la que me sienta cómoda. Lo mismo, por muy bien que nos quede algo, si no lo sentimos como nuestra segunda piel no sirve de nada. Nuestros outfits tienen que hacernos sentir especiales, que podemos hacer cualquier cosa. Si es algo que nos va a limitar, con lo que no nos podremos mover adecuadamente (ya sean unos tacones o un vestido muy ajustado o corto) o que simplemente no nos vemos con ello, FUERA. Porque para estar guapo/a NO hay que sufrir.

Hasta aquí una serie de consejos básicos que hay que tener en cuenta para comprar ropa. En el siguiente post os hablaré de cómo estar al día en moda sin volvernos locos. Sinceramente, yo me he vuelto bastante loca. Ahora mismo estoy en rehabilitación de compras locas. Pero eso ya es otra historia.

Sed felices con vuestras nuevas adquisiciones.

J.

21 ago. 2015

No tengo nada que ponerme


¡Hola de nuevo!
¿Alguna vez os habéis puesto delante de vuestro armario y después de toquetear todo un poco habéis pensado "No tenga nada que ponerme"? El síndrome de "no tengo ropa" es muy contagioso, y todos lo hemos padecido alguna vez que otra. Lo primero que tenéis que tener claro es ante qué situación os encontráis.

Si vuestro problema es que ese día estáis faltos de inspiración o tenéis un estado de ánimo bajo, no desesperéis. Hay una serie de cosas que podemos hacer para no tener ningún quebradero de cabeza. Y lo iremos viendo más extendido en futuros posts. Sobre todo, en este caso, NO os engañéis, NO necesitáis ropa. Vuestro armario está lleno, el problema está en vosotros, y también la solución. Ni se os ocurra salir de compras, porque al final acabaréis llenando vuestro armario de más ropa que no necesitáis. Y si salís de compras un día en el que no os sintáis cómodos con nada, va a ser frustrante. Así que ni os acerquéis a una tienda.

Por otro lado, puede que sea verdad, y que de hecho no tengáis ropa decente en absoluto. Entonces, estáis ante un armario lleno de ropa, pero inútil. Lo siento, chicos y chicas, pero os toca hacer limpieza. Ya sabéis, a hacer montones. Dividid la ropa según su estado: para guardar, reciclar/tirar en un punto limpio, donar, o vender. Para esta última, tiene que tratarse de ropa en muy buen estado, y mejor que sea de marca. Puede ser una buena solución para esas compras que al final han resultado ser un error. Si todavía no le habéis quitado la etiqueta a las prendas, pues ¡genial! ¡Os lo quitarán de las manos! Además, así os sentiréis menos mal si os deshacéis de vuestra ropa. Podéis recuperar algo de dinero, e invertirlo en vuestras próximas compras.


Si dudáis sobre qué hacer con alguna prenda, aplicad la norma de "si no lo usas, fuera del armario". Os recomiendo que no os agarréis a la idea de "siempre puede volver a ponerse de moda". A no ser que sea una prenda de gran calidad o vintage/retro, pensad que si vuelve siempre será con un corte diferente, y más moderno. Por supuesto, hay ropa que es imperecedera, y que aunque no os hayáis puesto en mucho tiempo, sabéis que volveréis a utilizar. Ante todo, no tengáis miedo de quedaros sin ropa, porque un armario lleno de cosas que no os ponéis es mucho peor.

Por lo tanto, creo que lo primero que debemos hacer para evitar esos días en los que no sabemos cómo vestirnos es tener un armario ordenado. Lo ideal sería tener toda nuestra ropa a la vista, algo que muchas veces es imposible, a no ser que tengamos un ropero como el de Carrie Bradshaw. Tener claro qué tenemos es vital para poder crear nuestros outfits. Si no es como un pintor que no sabe con qué colores va a pintar, o si va a pintar con acuarelas o plastidecor.

Yo tengo mis bolsos y sombreros en un baúl. Siempre que tenía que buscar un bolso era una odisea, porque por muy ordenado que tuviera todo, me tocaba rebuscar entre los bolsos. Algunos de ellos, por su delicadeza, los tengo cubiertos para que no se estropeen. Imaginaos tener que desenvolver bolso a bolso para ver qué hay. Al final siempre acababa usando los mismos bolsos. Por eso he optado por hacerme un catálogo con fotografías de cada bolso y sombrero. Así puedo recordar fácilmente qué tengo. Y más de lo mismo con los zapatos. He visto que algunas youtubers ponen fotografías en cada caja para saber qué zapatos hay dentro. Me parece una idea genial. ¿Qué más se os ocurre para tener la ropa a la vista?

Que nuestros bolsos, zapatos y complementos estén a mano y fácilmente accesibles es fundamental.  Partiendo del básico más básico como son unos vaqueros y una camiseta lisa, podemos vestirnos en un periquete añadiendo complementos en función de cuál sea nuestro plan. Ante todo, tiene que primar la comodidad, y todos tenemos ese vaquero que siempre nos sienta bien estemos o no hinchados, tengamos la moral baja, o simplemente no nos veamos con nada.

Otra opción, es tener pensados unos tres o cuatro outfits, para poder acudir a ellos siempre que queramos. Si están basados en nuestros vaqueros mágicos que nos quedan bien siempre, pues mejor que mejor. Y si ya estáis en una crisis máxima de creatividad, no os desaniméis. Copiad sin piedad. Coged una revista, revisad a las bloggeras de moda, consultad las App de estilo... Seguro que algo de inspiración podréis sisar.

Y si aun así no sabéis qué poneros, no entréis en pánico. Todos podemos permitirnos un día de descanso fashionista. Poneos lo más cómodo y tirado que tengáis, que mañana será otro día. Sólo rezad para que la crisis no aparezca un día en que tengamos un evento programado. ¡Qué tonterías digo! Para una fecha señalada tengo decidido hasta el color de los calcetines.

Saludos fashion-adictos

J.


16 ago. 2015

OUTFIT para los días fríos de verano

¡Hola!

Estos últimos días el verano nos ha dado un respiro y no ha hecho tanto calor. No sé en vuestras ciudades, pero en la mía ha habido días que han recordado al principio del otoño. Creo que estos días más frescos del verano son ideales para aprovechar y combinar elementos muy coloridos con accesorios que recuerden más al invierno.

Por eso, hoy os traigo un outfit cómodo para cualquier ocasión y que se puede elevar o rebajar en función del evento al que vayamos. En mi caso, me vestí para salir a comer y dar una vuelta por la ciudad.

Vamos a ello.


Hay una forma muy sencilla de combinar y crear estilos y es partiendo de los básicos. Y a partir de ahí vamos añadiendo complementos y creando paletas de colores interesantes. En mi caso, como base me puse unos vaqueros desgastados que doblé hacia arriba. También los he visto remangados para darle un toque menos formal, pero yo soy una perfeccionista, y los doblé para que quedaran a la misma altura y con el mismo doblez. Qué le vamos a hacer... Y para la parte superior una camiseta básica negra.


Al doblar los vaqueros me quedaba con unos pantalones pirata, por lo que me parecía importante añadir un calzado que llamara la atención y fuera cómodo. Por eso me decanté por estas alpargatas de cordones con plataforma. Son de seda y el estampado es de inspiración japonesa. Me las compré en Aïta, y rebajadas están genial de precio. Si queréis elevar el outfit, podéis optar por subiros a unos tacones (nunca mejor dicho). Elegid siempre la opción más cómoda y elegante a la vez.



Como hacía algo de fresquito, añadí un kimono suelto con estampado floral, y de colores parecidos a las alpargatas para que no desentonara. Es de Choies, y también está rebajado. Me gusta esta opción, porque no es tan largo como otros kimonos, sino que es cortito, como una blusa.




Y para acabar, me decanté por este clutch furry. Es un DIY que hice siguiendo las instrucciones de la genial Sylvia Salas de Dare to DIY. El pelo que encontré me encanta , porque si lo despeinamos genera diferentes tonos de rosa. El bolso que utilicé es de Primark, y me costó baratísimo. Un complemento perfecto para un día veraniego nublado y fresquito.
Elegí las gafas redondas porque le dan un toque "hippy" al outfit. Son de Coolway, y me costaron 10 euros.

Y hasta aquí el outfit de hoy. Espero que os haya gustado. En las siguientes entradas os hablaré de las compras por Internet, las páginas donde suelo comprar, y algún truco para que no resulte una decepción.

¡Nos vemos, ladrones estilosos!

J.

11 ago. 2015

Uno más, ¿por qué no?


Creo que lo más difícil de escribir un blog es que una no sabe muy bien a quién se está dirigiendo. Una no sabe qué decir, porque a lo mejor "esto no lo lee nadie". Pero a pesar de todas las dudas y miedos que existen a la hora de "hablar" para un público que no conoces, he decidido que ha llegado la hora de lanzarme.

Primero me voy a presentar. Me llamo Jota, y soy una graduada en Comunicación Audiovisual. Una de mis grandes pasiones de siempre ha sido la MODA, creo que porque lo consideraba algo inalcanzable. Nunca he sido una chica con mucho estilo que digamos, y siempre he ido bastante mal vestida a pesar de que me encantaban la ropa y los complementos.

En los últimos años, me he dado cuenta de que no hace falta ser Alexa Chung u Olivia Palermo para ir ideal a cualquier sitio. Es cierto que las dos chicas que he citado son iconos de la moda con razón, porque tienen ese toque especial y sencillo que hace que luzcan siempre cómodas y naturales lleven la ropa que lleven. Pero las chicas de a pie, como nosotras, las que no somos 'it girls', también podemos aspirar a esa naturalidad de forma sencilla y barata.

Eso es precisamente de lo que quiero hablar en este blog, de estilo, de encontrar nuestra propia forma de vestir y ser nosotros mismos a través de nuestra ropa. Sí, ya sé que hay muchos blogs de moda. Pero yo estoy empezando a encontrar mi propio estilo, y quiero compartir este camino con vosotros, solo por si acaso alguien se encuentra en la misma situación que yo.

En este blog vas a encontrar outfits, ropa y complementos, algún que otro intento en el mundo del DIY, y muchas ganas de compartir consejos.

J.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...