29 oct. 2015

Empezamos con los outfit otoñales...

¡Hola estilos@s!

El dichoso entretiempo del que os hablaba en este post parece que este año nos está dando un pelín de tregua. Sobre todo porque está retrasando la llegada del frío-congelación que suele hacer a veces en octubre. Por eso hoy os traigo un outfit para esos días en que sabéis a qué hora empieza el día, pero no sabéis cuando acabará. Un estilismo todoterreno que podréis adaptar en función de si hace menos frío o para esos momentos de más calor del día.

Vamos a ello.


Jeans: Stradivarius
Como veis la comodidad es primordial para mí. En este caso he optado por básicos: vaquero boyfriend y camiseta de manga corta (hacía un poco de calor este día). Me habría gustado más otro estampado en la camiseta, o incluso un color liso. Pero me estoy mudando de casa, y sinceramente, no tenía más camisetas a mano :( Esta me parece que le da un toque informal al estilismo.

Bolso: MISAKO
 En cuanto al bolso, escogí este porque aunque no parece grande, en realidad cabe de todo. Yo esta semana lo he estado llevando al trabajo, y aparte de las cosas típicas que se llevan en el bolso (monedero, llaves, móvil), me entraban la botellita de agua, mis papeles, y el libro/revista de turno para no aburrirnos en el viaje en tren/metro/autobús. Se puede llevar también colgado, pero al llevarlo como si fuera un maletín se me cansa menos el hombro. 

Zapatos: ASOS
Como calzado elegí unos zapatos planos con plataforma, cómodos y elegantes. Me han sorprendido este tipo de zapatos, porque puedes estar con ellos todo el día, con un toque formal, y con unos centrímetros de más. Además, le da al outfit un toque masculino que me encanta. 


No quería unos accesorios que recargaran el look, por eso opté por estos anillos finos y un reloj inspiración vintage de Mickey Mouse. Este reloj me tiene enamorada, por su tono infantil y adulto a la vez, y por la correa verde. Simplemente me encanta.

Reloj: ASOS
Blazer: Zara
Para acabar os quería hablar del blazer con estampado pata de gallo. Lo cogí para que me quedara un poco oversize, pero sin exagerar. Es cómodo y abriga, y creo que incluso podré ponérmelo con jerséis finitos. Ya os decía que en este caso me puse una camiseta de manga corta porque el calor que hacía no era normal. Pero para los días de más fresquito, en los que salgamos de buena mañana, es mejor optar por una camiseta de manga larga básica. Si añadimos un pañuelo o fular y un trench, tendremos el look perfecto otoñal. Y no os cortéis, añadid calcetines sin complejos. Ahora hay todo tipo de calcetines: jugad a ser infantiles, divertid@s, formales, clásic@s... Subid las mangas de vuestro blazer para restar formalidad.





El estilo es probar, así que os animo a que añadáis poco a poco elementos a vuestros estilismos para salir de la rutina. ¡Nos vemos en el próximo post!

J.

18 oct. 2015

Mi regalo de cumpleaños: planchas GHD

¡Hola, hola!

Hacía tiempo que os quería hablar de mi regalo de cumpleaños. Este verano realicé un viaje a tierras cántabras por trabajo. Como podréis imaginar, para mi pelo encrespado era vital un retoque de planchas prácticamente cada segundo. Así que no es de extrañar que mi cara fuera un poema cuando al segundo día fui a conectar las planchas y, HORROR, ¡no funcionaban! Habían muerto del todo...

Sinceramente, no sé por qué me gustaban tanto mis planchas antiguas, porque estaban muy desfasadas. Pero les había cogido tanto cariño que hasta le dije a mi madre que las llevara a un técnico. El diagnóstico fue muerte irreversible. Solución: pedir unas planchas nuevas por mi cumpleaños.

Después de un mes de espera, días sin peinarme, y mendigar por unas planchas en casa de mi hermana, recibí el regalo preciado: unas planchas GHD. Eso sí, primero mi familia me vaciló un poco y me entregaron una "plancha vintage", o lo que es lo mismo, una plancha de esas de hierro con las que planchaban la ropa nuestras abuelas. En fin, que me hizo muchísima ilusión recibir estas planchas, con su bolsa y todo :)



Las planchas son el modelo V opal, una edición limitada de GHD. El estilo me encantó desde el principio por el color como blanco nacarado. Me sorprendió que apenas pesan, por lo que se manejan muy bien. El cable mide 2,7 metros, un largo más que suficiente, y que viene genial si no tenemos un enchufe cerca del espejo. Las planchas tienen el "modo sueño", así que si nos las dejamos encendidas se apagan automáticamente a los 30 minutos. 


Además, incluyen esta especie de capuchón para taparlas después de haberlas usado o protegerlas mientras están guardadas. Así no nos podemos quemar con ellas por accidente cuando estén calientes, y las podemos guardar sin problema. Esto viene genial cuando tengo prisa y las tengo que dejar enfriándose sobre alguna superficie o en el cajón.



Ahora os quiero hablar de cómo ha sido de momento mi experiencia con las planchas. Son las primeras planchas que tengo de este estilo, y para mí ha sido una sopresa su funcionamiento y los resultados. Tened en cuenta que vengo de usar unas planchas del paleolítico...

Cuando me aliso el pelo quiero conseguir un resultado natural. Para el día a día no me gusta ese alisado tabla. Además, no me favorece porque tengo poco pelo. En este sentido, las planchas me han convencido, ya que dejan el pelo liso pero sin exagerar. Sobre todo he notado que me dejan el pelo menos seco y encrespado que las anteriores.

Lo que menos me ha gustado es el olor que desprenden las planchas cuando se calientan. No sé si es porque son nuevas, pero huelen raro. Otra pega que les veo es que no venían con la funda térmica para guardarlas. El capuchón es un accesorio que me ha encantado, pero bueno, una funda tampoco me habría venido mal para llevarla protegida en la maleta. El estuche de tela se puede adquirir aparte, así que no es algo que me preocupe demasiado.

Otra cosa que odio en general de todas las planchas es que aunque el cable largo sea algo súper práctico, se enreda con solo mirarlo. ¿Cómo puede ser? Siempre llevo las planchas con el cable enredado en sí mismo, y esto es algo que me pone de los nervios, porque al estirarlo se enreda más...

Para acabar, estas planchas no tienen regulador de temperatura. Mis anteriores planchas tenían, y creo que es algo muy práctico dependiendo del tipo de peinado que queramos, ya sea liso, rizado un ondulado. De todas formas, echando un vistazo a las planchas en general, he visto que varias no lo tienen, independientemente del precio. Así que supongo que los fabricantes de planchas no lo consideran tan importante. 

Como conclusión, y a pesar de las pegas que os he comentado, estoy muy contenta con mi regalo de cumpleaños. Creo que mi pelo sufre menos y está más brillante y maleable. Seguiré probándolas, y más adelante haré algún vídeo para que las veáis en acción.

¡Hasta la próxima!

J.

15 oct. 2015

Mi paso por el stand de Clinique: sesión de prueba y maquillaje

¡¡Hola estilos@s!!

Hoy os quería hablar de mi experiencia con Clinique. Hace poco me llamaron para una sesión de prueba de productos y maquillaje gratuita como regalo de cumpleaños. Y como tenía necesidad de comprar productos que ya se me habían gastado, pues acepté el regalo. Además, hace un año ya había pasado por allí buscando una crema de día en condiciones y el trato fue muy amable, así que me apetecía repetir.

Lo primero que os quería decir es que estas pruebas son totalmente gratuitas y están a disposición de los clientes. A veces es mejor pedir cita para evitar colas y demás, pero si aparecéis por allí os van a atender igual. Por lo menos así ha sido en mi caso.

Para empezar, nos van a preguntar qué tipo de piel tenemos y qué nos preocupa de nuestra piel en concreto. Así, realizan un diagnóstico para adecuar los productos a cada persona. Tienen un mostrador giratorio que es de ensueño. Si me dejaran probaría todo lo que contiene.

 
La sesión comienza con una limpieza de cara con un gel suave y un cepillo eléctrico. Yo tengo el cepillo eléctrico de Nexa, y de momento me va bien. La diferencia entre el mío y el de Clinique es que este último en vez de girar da como pequeñas pulsaciones. Es una sensación muy agradable, y si no fuera por el precio me lanzaría sin dudarlo. Pero me parece un pelín carillo.


Después de la limpieza y de aplicar el tónico, la profesional de Clinique nos ofrece una crema que solucione los problemas que le hemos mencionado, y que vaya acorde con nuestro tipo de piel. En este caso, la sesión incluía también maquillaje. Creo que era la parte que más me interesaba esta vez, porque para mí es una odisea encontrar un maquillaje que no me reseque la piel. El que me aplicó la chica era justo el tono de mi piel, así que genial porque me gustan las bases naturales que unifiquen mi color sin exagerar. Y me llevé una grata sorpresa: ¡mi piel no se resecaba! ¡Ya tengo base de maquillaje para mi próxima compra!



Y nada, para acabar os enseño mis adquisiciones. Compré el tónico porque el mío ya se había terminado, y el contorno de ojos, por lo mismo. Hubo un producto que me convenció porque me dejó la piel lisita y fresquita. Es un gel hidratante que se echa después del tónico y antes que la crema. Me quedé con ganas de llevarme más cosas, pero todavía no ha llegado el momento de reponer las que tengo. A medida que se me vayan gastando mis cremas creo que sustituiré con los productos que probé en esta sesión.

La verdad es que siempre que compro en Clinique me tratan muy bien. La primera vez me regalaron un neceser con una máscara de pestañas, colorete y un lápiz de labios. Esta vez tenía unos vales de regalo que me habían llegado a casa para cajear por un pintalabios y una máscara de pestañas. Además, la chica que me atendió me dio un neceser para que me pudiera llevar todo. Lo mejor fue la barra de labios de regalo: mate, fija y ROJA. Cuando me la dio pegué un gritito y todo :)






¿Qué os parece este tipo de sesiones de pruebas? A mí me parece una buena oportunidad para probar los productos de forma gratuita y con personas que te aconsejan. Sobre todo cuando hablamos de marcas como Clinique que, no nos engañemos, son más caras que las demás y por lo tanto menos asequibles. Sin embargo, es un gasto que estoy dispuesta a hacer, porque los productos duran un año o más, y al final sale a cuenta hacer un gasto grande una vez al año que varios pequeños.

Espero que os haya gustado este post, y que probéis a visitar los stands de las marcas más caras, en lugar de gastar a ciegas, que al final es un gasto que hacemos con miedo de no acertar. Y si os podéis llevar un regalito por la compra, pues mejor que mejor.

Saludos estilosos

J.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...